Cómo renovar tu jardín usando pocos muebles

Última actualización: 30.01.23

 

Un jardín es capaz de generar sensaciones agradables y contribuir al bienestar de quienes lo contemplan. Por este motivo, vale la pena dedicar unos minutos a evaluar su estado y renovarlo, si es necesario. Con algunas ideas y pocos muebles esto se puede lograr y no necesariamente tiene que significar un alto coste. 

Si estás aquí es porque planeas cambiar tu jardín, y es que no hay mejor sensación que aquella que brinda ver tus espacios con la energía renovada. Para ayudarte a llevar a cabo tu proyecto, hemos elaborado esta guía donde te brindamos no solo algunas ideas de renovación usando pocos muebles, sino también un sencillo paso a paso para que no dejes al azar ningún aspecto. 

 

Guía de inicio en la renovación de tu jardín 

Renovar un jardín no es una tarea difícil si se parte de la idea clara de aquello que se quiere cambiar, pero ¿cómo empezar? Este paso a paso, que a continuación te

compartimos, te servirá de guía para que no se te escape ningún detalle al comenzar tu proyecto: 

 

Define qué quieres cambiar

Parece lógico, pero si no pensamos bien qué es lo que verdaderamente nos molesta o ha dejado de gustarnos de nuestro jardín, por más que hagamos cosas aquí y allá, la sensación de que algo sigue sin gustarnos tocará a la puerta antes de lo que imaginamos. Piensa si son los muebles, si es necesario organizar tus plantas y cambiar tus tiestos o incluso si es una cuestión de borrón y cuenta nueva. Es decir, de un cambio total. 

En este punto, también es válido hacer un bosquejo de cómo se verá al realizar los cambios. Es muy útil realizar un pequeño dibujo a escala del área e incluir los muebles y objetos que se colocarán, así como el lugar que ocuparán. Especialmente ten en cuenta las medidas, no hay nada más molesto que tratar de introducir un mueble que no encaja en el sitio, porque es más grande de lo esperado. 

 

Elige bien las plantas 

Las plantas son el elemento central de un jardín. Por eso, deberás poner especial atención a seleccionar aquellas que contribuirán a darle a tu espacio la apariencia que esperas. Observa bien la luz, ya que esto será fundamental para que puedas elegir las variedades que se adaptan a cada sección. De nada servirá que cambies la apariencia de tu jardín si en pocos meses todo el proyecto se viene abajo. Esto debido a que las plantas han perdido su apariencia al no poder prosperar en el lugar en donde se han colocado. 

En este sentido, las plantas con flores necesitarán una mayor cantidad de horas de exposición a la luz solar. Por otro lado, si tienes zonas sombreadas, podrás elegir entre una inmensa variedad de plantas con hojas muy bonitas y de matices vistosos que se desarrollan correctamente con poca luz. 

De igual manera, si no se te da muy bien la jardinería, o no puedes otorgar cuidados constantes a tu jardín, siempre podrás optar por las suculentas. Son

plantas muy resistentes a la sequía y amantes de la buena iluminación, que con un poco de atención pueden convertirse en el verdadero espectáculo de un jardín bien diseñado. 

 

Haz tu lista de compras

Ya sabes qué quieres renovar de tu jardín. La misión ahora es hacer un listado de los elementos que vas a necesitar para que el proceso sea un éxito. Empieza por cosas mínimas, como tijeras, guantes, palas y ve escalando hasta llegar a los artículos de decoración. 

Te será más fácil si piensas en el proyecto por partes y determinas qué utensilios requieres para realizarlo. Después, deberás comprobar si los tienes y, si no, los incluyes en la lista. 

 

Consigue todo lo que necesitas

Una vez que tengas tu lista de compras, debes minimizar los tiempos muertos en tu proyecto. Esto se logra si tienes todo a la mano. No dejes nada por fuera: escobas, carretilla, mangueras de agua, guantes, incluso puedes pensar en qué muebles de jardín podrías utilizar en tu proyecto y comprarlos en línea para que lleguen a tiempo y sean puestos en el espacio asignado. 

Muebles de jardín y cómo usarlos en tu renovación 

Para sacar el mayor provecho de un jardín lo mejor es pasar tiempo en él. De esta forma, se puede apreciar su apariencia, los cambios que ofrece cada día, los aromas que lo caracterizan y su frescura. Y qué mejor que hacerlo cómodamente sentado. 

En este sentido, puedes convertir tu jardín en un espacio más acogedor para estar un tiempo a solas o con tu familia usando el mobiliario adecuado. Para ello, te recomendamos algunos tipos de muebles y te contamos cómo usarlos. 

 

Mesa tipo picnic

Esta mesa es la ideal si quieres tener en tu jardín un espacio para compartir en familia a la hora de la cena o para degustar un bocadillo en las

tardes. Este tipo de mesas suelen estar hechas de materiales resistentes a la humedad y al sol, como la madera dura, el hierro forjado o el aluminio. Así, es posible usarlas en el exterior, aunque también quedan perfectas en un jardín interior. 

 

Mesa con sofás de bambú

Este tipo de mesas son ideales para pasar más tiempo en ellas. Las sillas tienen espaldar y las mesas son bajas, perfectas para usarlas como mesas de juego. En este tipo de mesas puedes poner el té durante una lectura o compartir unas cervezas con amigos. Cabe destacar, que el bambú es resistente al agua, por lo que queda perfecto en un espacio de tu jardín exterior. En caso de lluvia, bastará con guardar sus cojines. De hecho, algunos modelos incluyen arcones debajo de los sofás, justo para este tipo de situación. 

Otros complementos como la iluminación y los toldos pueden contribuir a proporcionar mayor comodidad. También puedes considerarlos para darle vida a tu jardín, incluso cuando no haya luz solar. De hecho, ¡puede convertirse en toda una experiencia el disfrutar de un jardín por la noche! 

Ahora, solo resta ponerse manos a la obra y concretar esa renovación que te has planteado. ¡Buena suerte! 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS