Cultivo y cuidado de la begonia

Última actualización: 28.11.22

 

La begonia es un género de plantas con flores que incluye más de 1500 especies distribuidas en regiones tropicales del planeta; por lo que es uno de los más numerosos que existen. Puede cultivarse en los jardines domésticos; sin embargo, dado que proviene del trópico, es necesario brindarle cuidados especiales.

 

La planta begonia es una especie tropical que comprende más de 1500 especies, algunas proceden de América, África y otras de Asia. Florece prácticamente todo el año cuando encuentra el clima adecuado; por lo que sí está colocada a la intemperie puede dar flor desde la primavera hasta el otoño y si permanece dentro de la casa en una maceta, puede verse florecida incluso en la época de invierno.

Esta planta fue descubierta en 1688 por un explorador botánico, el monje Charles Plumier, quien viajó a las Antillas con el fin de estudiar la vegetación de las zonas tropicales. Esta nueva planta fue bautizada por el monje con el nombre de Begonia, haciendo honor a Michel Begon su benefactor.

Desde esa fecha hasta el momento, las begonias han sido objeto de múltiples estudios por parte de los botánicos con el fin de reproducir y obtener especies cada vez más bellas. Actualmente se reconocen más 10.000 híbridos o variedades.

Sus flores pueden ser sencillas, dobles o semidobles y la gama de colores abarca diversos tonos, desde los matices rosas a los más cercanos al rojo, hasta llegar a la begonia blanca. Aunque también se consiguen flores anaranjadas y amarillas en diferentes tonalidades.

Por esta razón, es una planta especialmente popular en las viviendas y jardines dada su condición de especie ornamental y perenne; ya que no solo resalta por sus hermosas flores, sino también por su llamativo follaje.

Aspectos importantes de las begonias

Las begonias suelen ser plantas perennes; sin embargo, durante el invierno algunas entran en latencia para despertar nuevamente al llegar la primavera.

Entre los diversos tipos de begonias tenemos las begonias arbustivas, begonias colgantes, la begonia tuberosa, begonia grandis, la rastrera, las rizomatosas, las tipo caña y las begonias de flor.

La principal característica de esta planta, indistintamente de la variedad, es que se trata de una especie que prefiere vivir a la sombra (aunque necesitan un poco de calor) y para su óptimo desarrollo, requiere de ambientes húmedos.

La temperatura más idónea para la vida de las begonias puede oscilar entre los 17 y los 23ºC; es decir, temperaturas de suaves a cálidas. En el caso de la begonia Rex, la luz directa del sol provoca que las hojas y los pétalos de sus flores terminen quemados, por lo que es mejor evitar exponerla a los rayos solares. Lo ideal para todas las begonias es un entorno con sombra.

Sus raíces tienden a crecer a lo ancho, cerca de la superficie donde se encuentre plantada; por lo que si se trata de macetas, es preferible optar por aquellas con mayor diámetro que profundidad. Dada las características de sus raíces, el suelo más adecuado para esta especie es aquel que presente tierra suelta y rica en humus.

 

Lo que debes saber de su cultivo

Para plantar begonias con éxito, su cultivo debe hacerse en primavera o en verano; la idea es hacerlo una vez que ha pasado la estación fría. La mayoría de las begonias se reproducen fácilmente utilizando para ello esquejes del tallo o de las hojas. También pueden cultivarse por medio del rizoma.

Es importante saber que estas plantas se desarrollan y crecen en ambientes sombreados, pero no deben ponerse en una sombra oscura; por el contrario, deben cultivarse en áreas con luz del sol tamizada o con sombra brillante. Así mismo, son especies que no toleran las heladas; por lo que podrían morir a la intemperie cuando bajan las temperaturas.

Si se decide poner las begonias en un espacio interior de la vivienda, es importante considerar que esta planta debe colocarse cerca de ventanales donde reciba suficiente iluminación, ventilación y luz indirecta del sol. Además, se debe evitar poner la maceta cerca de fuentes de calor como radiadores.

El suelo debe contar con agregado de materia orgánica o con fertilizantes (cuidando de leer las instrucciones del fabricante para su uso) y con un PH neutro o con muy poca acidez.

Con respecto al riego, para todas las especies de begonias la humedad del suelo y del ambiente es un factor importante para que prosperen; por lo que el riego deberá controlarse de acuerdo a la estación. En verano será indispensable un riego mayor, mientras que en invierno no será necesario un riego constante.

No se debe olvidar que estas plantas necesitan mantener el sustrato húmedo, sin llegar a encharcarlo; ya que podría pudrir sus raíces. Si el clima es seco se deberán pulverizar sus hojas con agua, evitando mojar sus flores; ya que esta parte de la planta es susceptible a padecer hongos.

Cuidados y mantenimiento

Su mantenimiento suele ser sencillo; no obstante, por tratarse de plantas tropicales necesitan de especial cuidado cuando se cultivan bajo condiciones climáticas diferentes.

Cuidar y vigilar su floración va a depender de la especie en particular; ya que podría darse el caso de que la planta no florezca porque se trata de una begonia de exterior que se encuentra dentro de la casa. Por ello, cada variedad necesita de un hábitat adecuado para florecer.

En lo referente a la poda. Es importante considerar que las begonias no se podan, sólo se les deben retirar las flores y las hojas secas o marchitas; ya que podrían ser objeto de infecciones parasitarias. Cuando se corten, se deben utilizar utensilios de jardinería adecuados.

Otro de los cuidados de la begonia están relacionados con el suelo, este debe estar bien drenado a fin de evitar que el agua no se estanque y se produzcan enfermedades relacionadas con hongos.

Si quieres llenar de hermosas flores esa parte de tu jardín que está a la sombra, la begonia podría ser la planta perfecta para llenar de colorido y belleza esas zona de tus áreas verdes.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS