¿Cómo cuidar del Narciso y su flor?

Última actualización: 07.10.22

 

Dentro de todas las flores la llamada narciso es una de las plantas más interesantes, no solo por la belleza natural de sus flores, sino también por el simbolismo al que está asociada. Sin embargo, su cultivo requiere ciertos cuidados para permitir un correcto desarrollo, así como evitar enfermedades causadas por plagas y parásitos.

 

Si hiciéramos una lista de plantas de bulbos y sus nombres, es muy probable que el narciso sea una de las más conocidas por todos nosotros, esto es debido a la popularidad de su flor, que está presente en la cultura occidental desde la Grecia Antigua. Por esta razón, vale la pena revisar qué necesita para florecer correctamente.

 

Descripción del narciso

Su nombre científico es Narcissus, que viene de la palabra griega narké, que significa embriagador. Se cree que este nombre hace referencia a la capacidad aromática que tienen algunas especies de narcisos. Esta planta es nativa principalmente de Europa, específicamente del Mediterráneo, pero también existe en algunas regiones templadas de África y Asia. En la actualidad, es posible encontrar un jardín de narciso prácticamente en cualquier parte del mundo. 

Perteneciente a la familia Amaryllidaceae, el narciso es una planta perenne y muy resistente. Esta planta bulbosa tiene escapos y hojas basales de color verde. Por su parte, las flores pueden ser solitarias o estar en umbela, es decir, en racimos que dependen de un solo eje principal. 

La flor del narciso anuncia la llegada de la primavera. En el hemisferio norte la floración suele ocurrir de febrero a mayo. Puede ir del dorado al blanco puro y también hay algunos ejemplares de color salmón, pero podemos decir que el narciso amarillo es el más común. En cuanto a su estructura, tiene 6 tépalos y 6 estambres que forman un perigonio, debido a que en la flor de esta familia es difícil saber cuál es el cáliz (sépalos) y cuál es la corola (pétalos), ya que ambas partes son iguales.

Por lo general, el narciso silvestre tiene flores con forma de trompeta o copa, dependiendo de la variedad. Sin embargo, es importante mencionar que las flores de esta planta duran sólo 15 días, por lo tanto, es preferible obsequiar los narcisos en pequeñas macetas decorativas, ya que de esta manera son más duraderos si lo comparamos con un racimo de flores cortadas.

¿Cómo cultivar el narciso?

Cultivar narcisos es tan sencillo como plantar jacintos. Sólo hay que colocar los bulbos en tierra, preferiblemente durante el otoño. Estos suelen enraizarse rápidamente, por lo que comienzan a brotar nuevas hojas, siendo una de las plantas bulbosas que mejor se naturalizan. Sin embargo, al momento de plantar narcisos hay que saber que debemos esperar hasta el final del invierno para ver las primeras flores.

En cuanto a la cantidad de luz, no es necesario dar al narciso cuidados especiales, ya que se desarrolla bien en lugares de sol y sombra, sin embargo, prefiere los terrenos arcillosos y frescos, por lo tanto, hay que regarlo con frecuencia, pero evitando los excesos, ya que esto podría hacer que los bulbos se descompongan. Además, los expertos recomiendan no aplicar agua pulverizada a las hojas y flores.

Si te preguntas cómo plantar los narcisos, debemos mencionar que es recomendable colocarlos en grupo, de esta manera, al llegar la primavera pueden resaltar entre los demás tipos de flores. En este sentido, basta con escoger un terreno bien drenado y hacer un agujero con una profundidad aproximada de 3 veces la altura del bulbo. Si se trata de un tiesto, recuerda colocar una bandeja debajo para que sirva de depósito de agua, como hacemos al plantar jacintos en maceta (verifica algunas opciones para comprar en este enlace).

 

Trucos para el cultivo de narcisos

Si quieres ver los narcisos en flor unas semanas antes, debes hacer un cultivo forzado. En este sentido, puedes plantar los bulbos en condiciones de frío y oscuridad, al menos hasta que aparezcan los primeros brotes, lo que puede tardar varias semanas. Después, es posible colocarlos en el interior de la casa con luz del sol indirecta. Vale la pena mencionar que en las tiendas de jardinería venden los bulbos forzados para mayor comodidad. 

Principales enfermedades, plagas y parásitos que afectan al narciso

Lo primero que debemos mencionar es que esta es una planta que generalmente goza de buena salud. Sin embargo, es necesario tomar en cuenta algunas plagas y enfermedades que podrían aparecer.

Ditylenchus dipsaci

Es un gusano diminuto que afecta los bulbos y brotes internos de las cebollas, los ajos, los narcisos silvestres, entre otras plantas. Vive principalmente como endoparásito y comienza a infectar la planta desde la base del bulbo, aunque puede extenderse hacia la zona aérea de la planta. Cuando el narciso está infestado, suelen aparecer abultamientos debido a la muerte de las células del tallo y se detiene el crecimiento. El mejor tratamiento para este parásito es la pasteurización con vapor. 

Merodon equestris

También llamada mosca del narciso, esta es una plaga que puede aparecer en verano. Son larvas que entran al bulbo y se alimentan de éste, generando brotes deformes y hojas amarillas. En estas circunstancias, el narciso se debilita y finalmente muere. Para eliminar esta plaga, hay que utilizar agua a temperaturas de 40 a 50 °C.

Pulgón 

El pulgón puede afectar a los bulbos en estado de conservación y también a las plantas durante el desarrollo. Los pulgones se alimentan de los brotes tiernos, deformándolos. Sin embargo, estos insectos pueden transmitir virus, por lo que es importante evitar su propagación, tanto con mallas anti pulgones como con la eliminación de malas hierbas que sirven de reservorio.

Para finalizar, podemos decir que es posible mantener los narcisos cuidados con muy pocos esfuerzos, pero como con cualquier planta es importante seguir unas recomendaciones mínimas para evitar la necrosis y otros inconvenientes.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS