Todo sobre la siembra del ajo en casa

Última actualización: 07.10.22

 

El ajo proviene del bulbo de la planta perenne que lleva el mismo nombre y, además de ser uno de los ingredientes más usados en todo tipo de recetas, gracias al aroma y sabor que aporta, también tiene ciertas cualidades terapéuticas que podrían llevar a cualquiera a interesarse por cultivarlo en casa.

 

¿Qué es el ajo?

Allium sativum es el nombre científico de la planta del ajo, la cual proporciona el conocido y apreciado aditamento culinario. Pertenece a la familia de las liliáceas y se presume que su origen es asiático.

Las características de la planta se presentan en hojas planas y delgadas, las cuales pueden llegar a medir hasta 30 centímetros de largo y sus raíces pueden ser semi profundas, alcanzando los 50 centímetros por debajo del suelo. Por otro lado, la flor de ajo es de gran belleza, razón por la que muchos siembran esta planta con fines ornamentales. En cuanto al bulbo que contiene el ajo que todos conocemos, este se divide en gajos comúnmente denominados “dientes” y cada bulbo contiene entre 6 a 12 de estos dientes.

El cultivo del ajo es un proceso relativamente sencillo y que no requiere una gran inversión para poder disfrutar de tu propia cosecha. Aparte, considerando su utilidad en la cocina, medicina y tratamientos alternativos, podría ser más beneficioso de lo que te imaginas tener tu propia siembra de ajo en casa.

¿Cómo plantar ajos en casa?

Si te has interesado por cultivar ajos en casa, en el siguiente espacio te indicaremos los pasos que debes seguir desde el momento de elegir la semilla hasta la cosecha de tu propios ajos:

 

Selecciona los ajos para siembra

La semilla para plantar el ajo se obtiene a partir del propio bulbo de la planta, el cual debería contener un máximo de 10 dientes, para garantizar buenos resultados al cultivar. Al mismo tiempo, es importante recalcar que, mientras más grande sea la semilla que uses, mayor será el tamaño de los bulbos que producirá la planta de ajo.

 

Escoge la tierra para plantar

En la siembra de ajos es muy importante garantizar que el sustrato y la planta tengan un buen sistema de drenaje, por lo que, al elegir la tierra dónde quieres sembrar tus semillas, deberás asegurarte de que no sea demasiado pesada, para facilitar su manipulación y preparación, así como también presentar bajos niveles de humedad.

 

Preparación del sustrato para la plantación

Si te preguntas cómo preparar la tierra para sembrar ajos, debes saber que es uno de los pasos más importantes que debes dominar, para garantizar un correcto desarrollo de la planta y, por ende, de la producción de bulbos de ajo.

Toma la tierra para desmenuzar cualquier compresión. Debe sentirse suelta al manipularla. Espárcela sobre la maceta y, al finalizar, pon una capa de composta que sea preferiblemente orgánica. En el centro, abre un agujero que sea el doble de profundo que el tamaño del ajo, ya que aquí deberás sembrarlo.

 

Plantación de la semilla del ajo

Para plantar ajos, estos deben aún mantener su cáscara intacta y colocarse en posición vertical dentro del agujero en la tierra. Para identificar cuál es la parte superior del ajo, sólo deberás identificar el lado puntiagudo. Ponlo en la tierra, tápalo sin presionar en exceso y vuelve a verter un poco más de composta, antes de regarlo.

 

Cuidados de la planta después de su siembra

Ahora que ya tienes tu semilla de ajo sembrada, deberás centrar tu atención en sus cuidados. Por ejemplo, al utilizar regaderas para humedecer la tierra no debes excederte, ya que un exceso de agua podría traer enfermedades a la planta. Lo mismo aplica con el manejo del sustrato, el cual debe ser manipulado de vez en cuando para quebrar la parte superior y permitir el acceso del agua al regar la planta.

Por otro lado, siempre debes procurar proporcionarle a la planta los parámetros ambientales adecuados, considerando que necesita de un mínimo de 11 horas de luz al día y una temperatura que ronde entre los 18 °C y los 20 °C, para iniciar su crecimiento.


Elementos que debes tener en cuenta antes de plantar

 

Temporada de ajos

Cuándo plantar ajos es una de las interrogantes de muchos de los interesados y, aunque técnicamente podrías hacerlo en cualquier época del año, la más recomendada es la invernal, ya que en climas fríos el bulbo de la planta puede alcanzar un mayor tamaño y, por ende, más dientes de ajo.

No obstante, los meses recomendados para la siembra de esta planta son agosto y septiembre, debido a su cercanía con la temporada fría en muchas partes del mundo.

 

Tiempos de cosecha

Para saber cuándo se recogen los ajos, es necesario tener en cuenta el tiempo de salida del brote. Por lo general, después de sembrar la semilla, el brote aparece en las siguientes 4 a 8 semanas, según las características del entorno en el que esté creciendo.

En cuanto a la cosecha en sí, tendrás que esperar un aproximado de entre 4 a 5 meses, hasta que la planta se haya tornado amarilla en su mayoría. Cuando notes esto, deberás parar el regado por 2 semanas, antes de tomar los bulbos, para que se sequen un poco. Una vez que tengas los ajos listos, deberás colgarlos en un lugar seco para curarlos por 5 días, de manera que puedan perder la máxima cantidad de humedad posible, antes de usarlos.

 

Anudado de hojas

El anudado de hojas es una práctica que se realiza durante el tiempo de ausencia de regado y puede ayudar a estimular el crecimiento de los bulbos en la etapa final de la cosecha.

Por ello, para saber cuándo atar los ajos e incrementar su tamaño al momento de cultivarlos, tendrás que revisar el estado de la planta, para evitar pasarte, ya que podría incrementarse la temperatura dentro del bulbo y afectar el cultivo.

Su procedimiento es sencillo, ya que solamente basta con envolver el bulbo con las mismas hojas de la planta haciendo un nudo entre ellas. Según algunos cibernautas, el tamaño de los bulbos pueden incrementarse hasta en un tercio, siendo una técnica interesante por probar.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS