Cardo borriquero, una planta silvestre

Última actualización: 28.11.22

 

El Onopordum acanthium es uno de los cardos más comunes del Mediterráneo. Sin embargo, se trata de una especie muy interesante, no solo por sus flores color púrpura, que la convierten en una planta ornamental, sino que también tiene propiedades curativas y puede sobrevivir en condiciones ambientales adversas.

 

El cardo borriquero es una planta herbácea, es decir, que no tiene órganos leñosos permanentes, sino que presenta tallos verdes que mueren al final de la temporada. Pertenece a la familia Asteraceae, por lo que presenta una inflorescencia compleja, lo que significa que las flores surgen de los tallos a modo de racimos. Aunque es originaria de Europa y Asia, se ha naturalizado en muchas otras regiones del mundo.

 

Breve descripción del Onopordum acanthium

Es bueno saber que esta especie es considerada una planta silvestre, ya que los cardos borriqueros crecen espontáneamente en terrenos baldíos, así como en los bordes de carreteras, caminos y cursos de agua. Asimismo, puede desarrollarse a nivel del mar y hasta 2000 m de altitud, por lo que tiene una gran capacidad de adaptación. Su ciclo biológico por lo general dura de 12 a 24 meses, es por esto que se considera una planta anual o bienal, dependiendo mucho del clima de la zona.

En términos botánicos, podemos decir que el Onopordum acanthium tiene gran parecido a otros tipos de cardo. Se caracteriza por tener muchos tallos, generalmente gris-verdosos, así como un indumento foliar aracnoideo, es decir, una especie de pelo unicelular bastante denso que cubre las glándulas sésiles, que son unas hojas que surgen directamente de los tallos, sin rabillo.

La planta puede ser muy baja o llegar a los 2 m de altura, mientras que los tallos pueden medir de 4 a 25 mm de ancho y cuentan con numerosas espinas de 2 a 10 mm. Las ramificaciones se presentan más abundantes en la parte superior. Por su parte, las hojas suelen ser un poco carnosas y pueden medir un máximo de 35 x 17 cm aproximadamente. Tienen forma lanceolada o elíptica y se encuentran en mayor cantidad en la base, mientras que en la punta del tallo son escasas. 

La flor del cardo borriquero es muy vistosa. Se presenta en forma de capítulo con flósculos tubulares de color rojo purpúreo claro en el disco. Debajo tiene un involucro esférico con brácteas duras, de puntas espinosas. Los capítulos pueden crecer en solitario o en grupos en las ramas de la copa.

Usos y propiedades del Cardo borriquero

Como la mayoría de los cardos silvestres, el Onopordum acanthium no sólo se cultiva con fines ornamentales debido a su abundante follaje y sus vistosas flores, sino que también es utilizado en muchos lugares como planta terapéutica. Por ejemplo, cuando la planta está seca sirve para hacer infusiones, además, es posible preparar tintura fresca o en polvo, colocándola en un envase hermético con un poco de agua y suficiente alcohol etílico, preferiblemente sin sabor, como el vodka. 

Aunque no lo parezca, es una planta comestible, pero hay que saber prepararla, ya que tiene muchas espinas y su dura piel es muy amarga. Si no sabes cómo se limpia el cardo borriquero, puedes comenzar por lavarlo muy bien con agua, para después quitar las hojas y las flores con la ayuda de un cuchillo. Puedes utilizar los tallos como cualquier hortaliza, retirando toda la piel hasta obtener la pulpa blanquecina central, luego los puedes trocear y cocinar en agua caliente y sal al gusto. 

En cuanto al almacenamiento, las tinturas de cardo borriquero pueden durar mucho tiempo, algo similar ocurre con el aceite de las semillas, que se puede guardar y usar para cocinar, pero también como tópico de uso externo. Además, la pulpa del tallo se puede preparar en conserva en tarros con vinagre blanco y sal. De hecho, anteriormente se preparaba un zumo fermentado de esta planta para utilizarla como bebida en las fiestas. 

Las propiedades del cardo borriquero son similares a las de la alcachofa. Contiene aesculina, que funciona como diurético natural, alcaloides que disminuyen los dolores, taninos que son compuestos prebióticos y favorecen la digestión, así como otros principios activos que favorecen la salud. En el Mediterráneo, muchos campesinos mencionan múltiples beneficios del cardo borriquero, como el tratamiento de la tos, las afecciones renales, la cicatrización de heridas, entre otros. Además, ha sido utilizado en el tratamiento de úlceras y cánceres. Recientemente, se ha comenzado a estudiar la posible actividad del extracto crudo de las hojas de cardo borriquero contra un tumor maligno llamado glioblastoma.

Cardo borriquero y cardo mariano

Es necesario aclarar que a pesar de pertenecer a la misma familia Asteraceae y ser mencionados en muchos sitios web como sinónimos, la verdad es que el Onopordum acanthium y el Silybum marianum son especies diferentes y cada una tiene unas características distintas.

El cardo mariano es conocido por sus propiedades curativas para los trastornos hepáticos y aunque no existe suficiente evidencia científica, hay quienes toman té de esta hierba antes y después de consumir licores con el objetivo de proteger el hígado de los efectos dañinos del alcohol. Por esta razón, si eres aficionado a los cañeros de cerveza, esta podría ser una buena opción para mantenerte saludable. Sin embargo, se trata de un beneficio del cardo mariano, no del cardo borriquero.

Estamos ante plantas visualmente muy similares, pero una de las claves para distinguirlas es observando con atención el involucro de la flor. El cardo borriquero tiene muchas más brácteas y son delgadas, con un aspecto espinoso, mientras que en el caso del cardo mariano las brácteas del involucro son más grandes, de aspecto menos filoso y aparecen en menor cantidad.

 

¿Cómo cultivar cardo borriquero?

Cómo hemos señalado, esta planta se puede adaptar a muchas condiciones medioambientales y no necesita cuidados especiales, por lo tanto el cultivo del cardo borriquero es muy sencillo. Sin embargo, no puede sobrevivir en la sombra, debido a que prefiere el calor y los suelos secos. En cuanto a la altitud, puede desarrollarse correctamente a diferentes alturas, sin embargo, se recomienda un suelo con buen drenaje y utilizar abono orgánico, sobre todo en caso de utilizar la planta como alimento o medicina alternativa. La floración ocurre entre mayo y septiembre, no obstante, es importante mencionar que en Estados Unidos, Australia y algunas regiones de América del Sur esta especie es considerada invasiva y perjudicial para la agricultura. 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS