Principales diferencias entre la Jardinería Japonesa y Zen o Feng Shui 

Última actualización: 17.07.24

 

Tanto el Feng Shui como el arte Zen en la jardinería provienen de oriente. No obstante, no son iguales. Descubrir sus diferencias puede ayudarnos a decidir exactamente cuál es el enfoque que deseamos otorgar a esa sección especial del hogar: el jardín. 

 

Las culturas orientales expresan conceptos profundos y tradiciones ancestrales cuando se trata de decorar espacios. En este sentido, los jardines son lugares muy importantes y la manera en que los elementos se combinan encierra un gran significado. 

En esta ocasión, nos enfocaremos a descubrir qué hace diferentes a los jardines Zen de aquellos que están inspirados en la ideología Feng Shui, cómo puedes lograr implementar un proyecto de este tipo en tu hogar y también revelaremos algunos datos interesantes. 

 

Orígenes del Feng Shui y el arte Zen 

Una primera diferencia la encontramos en el origen de cada una de las tradiciones. Mientras que el Feng Shui proviene de China, el arte de crear jardines Zen se cree que tiene su orígen en Japón

Si lo pensamos un poco, nos daremos cuenta que existen miles de kilómetros separando ambos países, pero también estamos hablando de culturas muy distintas, con enfoques de la naturaleza y el sentido de la vida muy diferentes. 

 

Objetivo de los jardines Zen 

Un jardín Zen tiene como objetivo principal favorecer la meditación, un estado mental en el que se elimina cualquier objeto o distractor que pudiera evitar que la persona experimente calma. Dicha meditación permite comprender la naturaleza y alcanzar la iluminación.

 

Fundamento del Feng Shui 

Por su parte, para el Feng Shui es muy importante entrar en comunicación con el espíritu de la naturaleza, algo indispensable para obtener sus beneficios. Siendo así, todos los elementos naturales deben estar presentes cuando se pretende recrear un jardín basado en esta filosofía. El Feng Shui, además, busca la armonía a través del orden del espacio, con la finalidad de alcanzar una atmósfera de paz y tranquilidad. 

 

Qué elementos deben existir en un jardín Feng Shui 

En un jardín Feng Shui deben estar siempre presentes el agua, madera, fuego, tierra y metal, elementos propios de la cultura china, que encontramos en el arte, la cocina y que incluso han servido como inspiración de otras industrias para ambientar  tragaperras como Wild Ape, disponible en el casino móvil como Platincasino, o personajes como Elemental del viodejuego Mortal Kombat.

Dichos elementos se pueden combinar de formas diferentes o ser representados por colores o formas. En la práctica puede haber fórmulas bastante complicadas, pero trataremos de simplificar lo más posible para echar un vistazo rápido. Veamos algunos ejemplos de cada uno de dichos elementos y cómo utilizarlos en el jardín. 

• Madera: puede implementarse en el jardín a través de columnas de este material, pero también por medio de plantas como el bambú. Lo ideal es que en el jardín existan algunos árboles tanto de flores como de frutos. De preferencia, los árboles deben rodear el jardín para protegerlo. En caso de que se trate de un jardín muy pequeño, los bonsái son una excelente alternativa. En caso de que no puedas tener árboles, los muebles de jardín de materiales como el mimbre o el cáñamo pueden servir. 

• Metal: introducir este elemento en un jardín es muy sencillo. Bastará con que coloques alguna campana de viento en alguno de los árboles. Las campanas son ornamentos tradicionales y ayudan a equilibrar la energía del jardín, además de proporcionar un sonido agradable. 

• Tierra: no se trata solamente de que las plantas tengan un sustrato ideal para su crecimiento. También es necesario que dicho elemento represente a las montañas, algo que puedes recrear con rocas de diferentes tamaños, texturas y colores.

• Agua: lo más común es que se introduzca este elemento por medio de estanques o fuentes pequeñas. Sin embargo, si tu jardín es pequeño, puedes utilizar una vasija, la cual deberás mantener siempre muy limpia y libre de tierra, hojas o insectos. 

• Fuego: los faroles o lámparas de gas son una buena idea cuando se trata de Feng Shui en jardines. Si lo deseas, puedes aprovechar el uso de un difusor para incluir el elemento del fuego y al mismo tiempo aromatizar el ambiente con aceites esenciales. En caso de que por motivos de seguridad esto no sea posible, puedes recurrir a sembrar flores rojas, las cuales lo representarán, pero sin exagerar en el número, ya que podrían desequilibrar el conjunto. 

Características de un jardín Zen 

En un jardín Zen se prescinde de plantas o flores. Podría decirse que el minimalismo es algo que está implícito dentro del diseño de este tipo de jardines, ya que su enfoque se basa en promover la serenidad, algo básico para alcanzar el estado de meditación. En cambio, las piedras y la grava o arena son los protagonistas principales, los cuales le dan un aspecto único y muy peculiar a dichos jardines, los cuales podrían estar cargados de significado, a pesar de su aparente simpleza. Generalmente se utiliza grava de un color claro y puede ser muy fina en el caso de jardines pequeños, este elemento mostrará ondulaciones que se separan de manera equidistante hasta formar complejas figuras. 

No hay restricciones en cuanto al tamaño, ya que se puede tener un jardín Zen en unos cuantos centímetros cuadrados, pero es cierto que existen jardines Zen gigantes en Japón, como el Ryoan-ji, que supera los 200 m2. Siendo así, el tener poco o mucho espacio en el hogar no es un impedimento para elegir este tipo de ideología como inspiración para un jardín. 

Lo fundamental es darle sentido al espacio. Por ejemplo, a través de sutiles ondulaciones en la grava se pueden simular cosas como agua, cascadas o una compleja historia, todo siempre con el objetivo de enfocar la mente y evitar las distracciones.

En cuanto a las variantes que pueden existir todo depende de la creatividad. Por lo general se trata de jardines secos, con una estructura asimétrica que se reafirma en las líneas que se dibujan en la grava. 

Volviendo al tema del agua, aunque suele quedar fuera de la mayoría de los jardines Zen, se puede añadir por medio de cuerpos de agua pequeños y generalmente en calma. Siendo así, el sonido de caída de agua o cascadas no se considera algo típico de un jardín basado en el Zen. 

Esperamos haber disipado algunas de tus dudas en relación a estos dos tipos de jardines. Solo nos resta invitarte a que te animes a implementar alguno en tu hogar, ya que, sea cual sea el que elijas, estamos seguros de que podría contribuir de manera positiva a tu bienestar y el de aquellos con los que quieras compartirlo. 

 

 

Suscribir
Notificar de
guest

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments