Jabón potásico: el pesticida natural que aporta nutrientes al jardín

Última actualización: 28.11.22

 

La presencia de plagas puede ser un problema en nuestros cultivos, desde plantas ornamentales hasta frutales pueden cubrirse por completo con pulgones, cochinillas y otros parásitos. Por esta razón es un alivio contar con un pesticida natural que no contamine las frutas ni las plantas y que se puede conseguir a un coste asequible como el jabón potásico. 

 

La mosca blanca, el pulgón y la cochinilla son algunos de los visitantes más frecuentes e indeseados que podemos tener en el jardín, pues se adhieren a nuestras plantas para extraer toda la savia de estas, transmitiendo enfermedades de una planta a otra y minando rápidamente el jardín.

En este sentido, el mercado agrícola está lleno de insecticidas, pero la mayoría de ellos resultan tóxicos a largo plazo, contaminando la tierra, las plantas y hasta causando alergias a las personas o enfermedades más graves.

Por esta razón, debemos tener mucho cuidado con los tratamientos que usamos para combatir las plagas de nuestro jardín y usar, preferiblemente, medios naturales para controlarlos, como es el caso del jabón potásico.

 

Un producto efectivo pero poco conocido 

Si no tienes una relación estrecha con la jardinería seguramente nunca has escuchado hablar del jabón potásico. Este producto está compuesto por tres ingredientes: agua, lípidos representados por algún tipo de aceite como de oliva, canola, girasol, entre otros, e hidróxido de potasio. Su uso también es conocido para limpieza doméstica, especialmente como un potente quitamanchas.

Por tratarse de un producto biodegradable no contamina el ambiente, así que es un insecticida ecológico muy eficiente en el control precoz de algunas plagas comunes en nuestros jardines como lo son los pulgones, cochinillas, adélgidos, la mosca blanca, la arañuela roja, entre otros. Además, por su inocuidad no hay problema de aplicarlo en lugares con mascotas y niños. 

Por otra parte, cuando se degrada el insecticida se convierte en abono para las plantas, proporcionando una fuente de potasio. Pero, ¿dónde conseguirlo? No tienes de qué preocuparte, pues en cualquier plataforma de comercio electrónico como Amazon podrías hacerte con algún producto calificado como el mejor jabón potásico (aquí encuentras unas opciones de compra), elegir la presentación que necesites y sin pagar mucho porque se trata de un producto económico. 

Formas de uso 

A diferencia del jabón de sodio que se solidifica y puede obtenerse en pastillas, barras y otras presentaciones más duras, el jabón potásico se caracteriza por ser de una consistencia suave, así que es totalmente soluble en agua y su principal forma de uso es con la preparación de soluciones líquidas.

En consecuencia, la preparación del jabón potásico para el control de plagas dependerá de la presentación adquirida. Sin embargo, lo más común es preparar una solución al 1 o 2% de este jabón, es decir, que por cada litro de agua se puede colocar 10 o 20 ml de jabón potásico para obtener un insecticida ecológico que puedes pulverizar sobre tus plantas cuando empiezan a mostrar signos de plaga.

Ahora bien, otra forma de potenciar el efecto del jabón potásico es haciendo una mezcla con los siguientes ingredientes: 

  • Vinagre
  • Alcohol de 96 grados 
  • Agua y jabón potásico

Lo que sigue son unos cuantos pasos sencillos que no te tomarán mucho tiempo: en primer lugar debes calentar un poco el agua para que al agregar una cucharada de jabón, este se disuelva por completo en pocos minutos. Una vez preparada la solución jabonosa deberás agregar una cucharada de vinagre y una cucharada de alcohol. 

Seguidamente, remueve toda la mezcla y déjala reposar por una hora. Pasado este tiempo tu insecticida casero estará listo para verter en un envase con pulverizador y así podrás rociar tus plantas.

Esta mezcla no generará daños en las hojas ni el suelo de tus cultivos, por ello puedes usarla con una frecuencia de 3 a 4 veces al mes como un método preventivo, procurando dejar una semana de descanso. Otros jardineros recomiendan aplicarlo cada 5 días hasta que la plaga desaparezca.

En este sentido es importante destacar que este producto no es tan eficaz como otros insecticidas químicos que con solo una aplicación eliminan las plagas. Sin embargo, son sus ventajas las que lo convierten en la mejor opción y te las detallamos a continuación.

Beneficios del jabón potásico

Su principal ventaja en la agricultura ecológica es que no es un producto sistémico, es decir, que no penetra en la planta ni en los frutos, así que no existe un plazo de seguridad para recoger estos cuando se ha aplicado el jabón potásico.

En cuanto a su efectividad, esta se produce por contacto al ablandar la cutícula protectora de las plagas, produciendo la asfixia de los invasores sin daños colaterales en la planta ni en otros insectos positivos, como las abejas. 

Por otra parte, el jabón potásico destaca también por su poder limpiador sobre las hojas de las plantas, ya que lava los residuos de melaza que son dejados por los insectos y que favorecen la aparición de la negrilla, un hongo que afecta la estética de la planta. 

Adicionalmente, y como mencionamos al principio, este es un producto de rápida absorción y al degradarse su componente principal, el hidróxido de potasio, las plantas lo absorben como un abono natural que favorece el crecimiento y reproducción de estas. Asimismo, el potasio regula la absorción de CO2 durante el proceso de fotosíntesis, además de ser un nutriente esencial para la activación de los distintos procesos enzimáticos en la planta y síntesis de proteínas. 

Con estos datos solo podemos afirmar que el jabón potásico funciona eficazmente cuando se realiza una detección temprana de la plaga y que su aplicación se debe hacer con frecuencia para ver óptimos resultados con la recompensa de que no es un agente contaminante para el suelo, el agua, las plantas, ni mucho menos las personas o mascotas. 

Así que nuestra recomendación es que adquieras un buen jabón potásico, leas bien el manual de instrucciones del fabricante y comiences a elaborar tu insecticida casero para cuidar tus plantas de las plagas, mantener sus hojas bien limpias y brindar un aporte extra de nutrientes a tu jardín, ya verás que en poco tiempo tus plantas te lo agradecerán luciendo más fuertes y bonitas.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS