Haz tu propio jabón potásico para cuidar las plantas

Última actualización: 28.11.22

 

El cultivo orgánico y ecológico prescinde totalmente de fertilizantes químicos e insecticidas tóxicos para el control de plagas, por ende el uso de productos naturales, como el jabón potásico, es la base de los cuidados en el jardín. Aprende aquí de qué se trata este producto, cuáles son sus beneficios y cómo hacerlo en casa para fumigar tus plantas. 

 

Conocido en varias partes como jabón potásico, jabón de potasio o simplemente potasa, este producto natural está formado por tres ingredientes: agua, aceite vegetal e hidróxido de potasio (KOH) y es un excelente detergente natural para lavar tu ropa y quitar manchas difíciles. Pero, sus principales beneficios se pueden aprovechar en el jardín.

Y es que el jabón potásico en cualquiera de sus presentaciones es adecuado para preparar una solución y pulverizar las plantas para el tratamiento de plagas comunes como el pulgón, las cochinillas y algunos hongos. 

La efectividad de este producto no tiene mayores secretos, solo debes aplicarlo en toda la planta, incluyendo el envés de las hojas donde suelen acumularse más insectos, pues la idea es que el caparazón de los pulgones se ablande por la acción del jabón líquido de potasio y mueran por asfixia. 

Si te preocupa los efectos adversos de este producto, puedes estar tranquilo porque es totalmente inocuo para la planta, sus frutos y los demás insectos que ayudan en el proceso de polinización.

Además, la tierra y el agua no se ven afectados por el jabón potásico, así como tampoco las personas y sus mascotas. Por lo tanto, puedes usar la solución varias veces al mes para el control de las plagas y, simultáneamente, darle una dosis extra de nutrientes a tus plantas.

 

Dónde puedo comprar el jabón potásico

Los lugares más idóneos para comprar este producto son los viveros y tiendas especializadas en productos para el jardín, ya que es importante destacar que este jabón no es apto para la higiene personal, por tanto no lo conseguirás en farmacias o supermercados junto a los jabones convencionales. 

Pero, si te gusta la facilidad de las compras online te alegrará saber que en las principales plataformas de comercio electrónico, como Amazon por ejemplo, puedes comprar el mejor jabón potásico de relación calidad precio en diferentes presentaciones acorde a tus necesidades. Desde envases de 250 ml hasta de 5 litros, tienes varias opciones para escoger la cantidad que desees y aprender a cuidar tus plantas con el jabón potásico.

Cómo usar el jabón potásico

Anteriormente mencionamos que con el jabón potásico se prepara una solución jabonosa para pulverizar las plantas y asfixiar los pulgones, cochinillas y demás insectos invasores del jardín. 

Pero, es importante destacar que este producto actúa por contacto, es decir que al rociado debes cubrir toda la planta, especialmente los lugares donde se concentran los parásitos y pulverizarlos con la solución para que la cutícula protectora se debilite y se asfixien. 

En este sentido, debes saber que la solución no penetra en la planta, no afecta los frutos ni daña sus tejidos, y al degradarse causa un efecto rebote muy positivo: se convierte en abono. 

Los beneficios del jabón potásico son variados gracias a su componente principal, el hidróxido de potasio, el cual se convierte en un nutriente indispensable para que la planta realice su proceso de fotosíntesis y la absorción de CO2. De igual forma, el potasio contribuye a un crecimiento eficiente de las plantas, así como una maduración regular de sus frutos. 

Es, precisamente, por su inocuidad que la solución de jabón potásico se puede utilizar con frecuencia para eliminar los pulgones y prevenir la aparición de otras plagas. Ahora bien, si no puedes hacer tu compra online de este producto o prefieres una fabricación totalmente casera, te invitamos a prestar mucha atención al siguiente apartado para que aprendas cómo hacer tu propio jabón potásico.

 

DIY: Jabón potásico casero

Desde hace algunos años las alternativas ecológicas para reciclar el aceite usado de la cocina ha hecho más popular la elaboración de jabones artesanales. La mayoría de ellos con fines domésticos como lavaplatos o para lavar ropa.

Sin embargo, también existe la posibilidad de hacer el  jabón potásico casero para cuidar tus plantas, solo debes hacerte con algunos ingredientes, seguir los siguientes pasos y tomar las medidas de precaución necesarias para evitar accidentes durante su preparación. 

Nuestra primera recomendación consiste en usar envases y recipientes de vidrio, acero inoxidable o plástico, y utilizar una cuchara de madera o acero para remover la mezcla. 

Con respecto al aceite, este jabón puede ser una buena forma de reciclar el aceite que has usado en la cocina, así que puede utilizar de oliva, girasol, maíz o canola. Lo más importante en este caso es que debes filtrarlo usando un cernidor para recoger las impurezas del aceite. También puedes usar uno nuevo, pero la idea principal es que se reutilice el que ya tienes en casa, en vez de desecharlo. 

También necesitarás usar guantes de goma y gafas protectoras, así como una balanza y batidora eléctrica para acelerar el proceso. Ahora bien, deberás tener a mano 20 g de agua, 20 g de hidróxido de potasio (KOH) que podrás comprar en una droguería o farmacia, y 120 g de aceite vegetal usado y filtrado. 

Paso a paso

En primer lugar debes colocarte la protección personal: guantes y gafas.

Empieza mezclando en un vaso de vidrio o plástico el hidróxido de potasio con el agua, removiendo hasta disolverlo, notarás que la temperatura de la mezcla aumenta mientras se produce la reacción química. 

Cuando ya esté disuelto el potasio, déjalo a un lado y en otro recipiente coloca el aceite vegetal y caliéntalo al baño maría durante algunos minutos, después retíralo del fuego y espera que se atempere.

En este punto la mezcla de potasa y agua debe estar a temperatura ambiente, al igual que el aceite, así que es hora de unirlos. Podrás ver que al remover las dos mezclas se va oscureciendo, al inicio debes hacerlo con una cuchara y al adquirir una consistencia más firme podrás usar la batidora a velocidad media por 3 minutos.

Deja reposar la mezcla durante 10 minutos y repite el batido por 3 minutos más. Haz este procedimiento varias veces hasta que se consiga una textura suave. Una vez listo podrás envasarlo en un frasco de vidrio con tapa hermética, cerrarlo bien y conservarlo en un lugar seco. 

Para usarlo en tus plantas solo tendrás que colocar una cucharada de este jabón en un litro de agua, disolverlo bien y con esa solución rociar tus plantas.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS