¿Cómo desatascar tuberías eficazmente?

Última actualización: 07.10.22

 

Las tuberías son elementos básicos en nuestro hogar, ya que nos permiten eliminar las aguas negras de la ducha, el retrete o el fregadero. El problema es que, si estas tuberías se atascan, dejan de cumplir su función y se convierten en un quebradero de cabeza. Una situación en la que tener un buen desatascador de tuberías es imprescindible.

 

Abrir un grifo y que del mismo salga agua es algo básico para nuestro bienestar. Pero también lo es el hecho de que esa misma agua que hemos usado desaparezca por las tuberías hacia el alcantarillado, por ejemplo, cuando tiramos de la cisterna en el baño. El problema es que, si esas cañerías se atascan, dejan de cumplir su función. Afortunadamente, contamos con numerosas soluciones para resolver este inconveniente, que van desde el desatascador de tuberías tradicional a los productos químicos, sin olvidar las soluciones de gran calado, para cuando las cosas se ponen difíciles.

Pasos previos

Antes de empezar con estas soluciones, hay un par de cosas que debemos hacer. Una de ellas es limpiar los colectores de las tuberías o bien el tubo sifónico correspondiente. Este paso es algo molesto, pero puede solventar el atasco de forma directa y sin muchas complicaciones. No te olvides de retirar todo el agua que puedas de la zona del atasco, si es posible, para que esta luego no se salga una vez que hayamos liberado el circuito. Repasa también el cierre del tapón correspondiente cuando lo coloques, para evitar posibles fugas una vez que abras de nuevo el agua.

 

Desatascador de ventosa

El desatascador de ventosa es la solución más tradicional para solventar un atasco. Este producto se coloca sobre el desagüe a tratar y, mediante el empuje y el tiro propios de su uso, genera una corriente de aire que mueve el agua y debería sacar los residuos que estén generando el atasco. Es importante recoger esos restos a medida que salgan, para evitar que vayan de nuevo al desagüe. Deberás repetir el proceso varias veces, hasta ver si eres capaz de lograr la apertura de la tubería.

 

Desatascador neumático

Este modelo viene a ser la versión 2.0 del desatascador de ventosa tradicional. Consta de un cilindro hueco, en cuyo interior se mueve un elemento movido por una manivela, a la manera de un pistón. El resultado es el mismo que el del modelo de ventosa, pero con una fuerza mucho mayor y que genera una mayor presión a la hora de eliminar el atasco. Además, gracias a su estructura, es más fácil de usar. Solo tenemos que tener algo de agua en la zona a trabajar para que el proceso sea efectivo. Como siempre, recoge los restos extraídos a medida que salgan.

 

Desatascador químico

A veces, estos modelos mecánicos no son suficientes para deshacer el tapón, bien por su dureza o porque por sus características este se mueve por la tubería, manteniendo su forma y, por tanto, el atasco. En estos casos, son interesantes los desatascadores químicos. Estos productos se presentan en gel, en gránulos o en líquido.

Su aplicación es muy sencilla, ya que basta con verterlos en la tubería atascada para que empiecen a trabajar. Sin embargo, debemos tener en cuenta que estos desatascadores están elaborados con productos químicos muy peligrosos y perjudiciales para el medio ambiente, por lo que su uso debe limitarse a los casos en los que sean imprescindibles. Por igual motivo, es clave leer las instrucciones del producto respecto a la forma de uso, el tiempo que deben estar en el circuito o las precauciones de seguridad. 

 

Desatascador de muelle

Estos desatascadores son adecuados para las tuberías más antiguas, en las que los productos químicos pueden ser problemáticos, por dañar las mismas. Estos modelos de muelle constan de un metal con dicha forma, que vamos introduciendo en la tubería y se ajusta a la forma de la misma. La idea detrás de su funcionamiento es que, a medida que vamos introduciendo el desatascador, este mueve el tapón que haya en su interior.

El objetivo es liberar la tubería, bien mediante el empuje de ese tapón hasta una zona con menos suciedad o en la que no sea un problema o bien deshaciendo el tapón por el efecto de empuje que venimos comentando. Su largo puede llegar a los 10 metros y algunos modelos cuentan con una manivela a modo de aplicador, lo que también hace más fácil introducir este particular muelle por el circuito.

Desatascadores profesionales

Los métodos comentados hasta aquí serían los que tenemos a nuestro alcance para eliminar atascos a nivel doméstico. Pero si el atranque es grave y los residuos persistentes, es posible que esto no sea suficiente. Un contexto en el que se requiere de productos de carácter profesional, con una mayor capacidad de limpieza.

Entre ellos, tenemos las máquinas de aspiración. Estas cuentan con un sistema de aspiración de alto nivel, que se encarga de chupar todo lo que haya en la tubería y eliminar así ese posible atasco. A veces, estas máquinas incluyen una manguera para añadir agua, que ayuda a empujar los restos y debilitar su estructura antes del aspirado. Suelen ser máquinas limpias, dado que el agua extraída va a un depósito. También cuentan con diferentes fuerzas de trabajo, siendo más eficientes cuanto más potencia tenga el motor, como es lógico.

Sin embargo, es posible que incluso con estos equipos el atasco persista. En este caso, solo nos queda la opción de contratar una cuba de desatascos. Estos pequeños camiones mantienen el sistema de doble cuba de las máquinas que acabamos de mencionar, aunque lógicamente con unos niveles de presión y de fuerza de aspiración mucho más elevados. Son la solución idónea para los atascos persistentes o bien para aquellos que afectan a bajantes y otras tuberías de gran tamaño, donde los métodos tradicionales no sirven.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS