¿Cómo cultivar y cuidar el árbol de jade?

Última actualización: 28.11.22

 

El árbol de jade o crassula ovata, es una planta con alto grado de aprobación, para sembrar en el jardín o tener en el interior de la casa. Su energía puede atraer la prosperidad, según el Feng Shui, y cultivarla es simple, siendo una alternativa práctica si se está iniciando en la jardinería.

 

Planta de jade y significado

La planta que recibe como nombre común “árbol de jade” pertenece a la especie de suculentas, dado que son capaces de almacenar agua, para así ser más resistentes a climas adversos.

Este tipo de plantes son muy apreciadas por su estética, ya que son frondosas y con hojas verdes y gruesas. También representan un significado atractivo que ha logrado convertirlas en adornos tanto en casas como en oficinas, convirtiéndose en unas de las más populares entre los aficionados a la jardinería.

Asimismo, es llamativo considerar que puede crecer en interiores y exteriores, requiriendo de pocos cuidados y pudiendo ser trasplantada con relativa facilidad.

 

Popularidad del árbol de jade

Entre los tipos de plantas, la planta de jade destaca por ser una de las más populares. Su estética atractiva, creciente, frondosa y verde, la convierte en una opción práctica para complementar la decoración.

Otro detalle que la hace muy llamativa y atractiva es el significado que se le da a la planta de jade. Conocida también como “planta de la suerte” y “planta del dinero”, el árbol de jade es muy popular en China, donde se acostumbra a obsequiar como símbolo de prosperidad en hogares y negocios, casi por igual.

Asimismo, el desarrollo de sus tallos, hojas y flores puede hacer recordar a un árbol creciendo en la naturaleza, por lo que la planta de jade es catalogada también dentro de la categoría de árboles de interior.

 

Herramientas necesarias

Antes de comenzar a cultivar tu propio árbol de jade, necesitarás hacerte con algunos productos y herramientas, para poder garantizar el cuidado adecuado.

Uno de los primeros elementos que deberás elegir será la maceta, cuidando que tenga las medidas adecuadas, para el crecimiento a largo plazo y el tamaño del esqueje.

Otro elemento esencial es el sustrato. Asegúrate de que el seleccionado tiene los porcentajes de aditivos necesarios para el crecimiento de una planta suculenta. También necesitarás de una pala, para trabajar el sustrato y el abono, cuando llegue el momento.

Por último, necesitarás un esqueje del árbol de jade, para poder plantarlo en una maceta. Si no tienes esta planta creciendo en tu jardín o en algún área cercana, puedes encontrarla por un muy bajo precio en viveros.

Pasos para cultivar árbol de jade

Ahora, te indicaremos los pasos necesarios para que puedas cultivar exitosamente tu propio árbol de jade:

 

1. Recoge el esqueje

Acércate a la planta de jade y selecciona un tallo que tenga una longitud aproximada de entre 7 a 12 centímetros, para cortarlo haciendo uso de un cuchillo afilado o unas tijeras, previamente esterilizadas con alcohol, para evitar contaminar la planta.

Una vez cortado el esqueje, retira algunas de las hojas de la parte inferior del tallo, para hacer más espacio a la raíz y después colócalo sobre papel absorbente, para secar la parte que ha sido cortada. Esto ayudará a cerrar el corte y evitará la putrefacción.

 

2. Prepara el sustrato

Este tipo de planta no crece bien en tierra común de jardinería, debido a los altos niveles de humedad. Sin embargo, puedes preparar tu propio sustrato combinando ciertos elementos capaces de ofrecer unos parámetros más adecuados para su desarrollo.

Los elementos necesarios son tierra para macetas y arena gruesa combinadas en partes iguales y unas cuantas perlitas nutrientes, para ayudar a la proliferación de bacterias buenas en el sustrato.

 

3. Llena la maceta

La maceta para plantar un esqueje de árbol de jade no debe ser demasiado grande, dado que así podría retener un exceso de humedad que afecte el crecimiento de este.

Para preparar la maceta, vierte la tierra del sustrato dentro de la maceta hasta llenarla y después, con ayuda de la pala, haz un agujero en el centro, lo suficientemente profundo como para que cubra la raíz del esqueje del árbol de jade.

 

4. Siembra la planta

Con todo preparado, coloca el esqueje dentro del agujero y rellénalo con sustrato hasta el inicio de la base de las hojas, al mismo tiempo que aplicas un poco de presión sobre la tierra con la pala, para asentarla.

Verifica que el tallo no quede demasiado flojo, ya que debe mantenerse erguido, para fomentar un mejor crecimiento. De moverse fácilmente, puedes presionar con tus dedos la tierra circundante, para aumentar la presión y ayudar a que se sostenga.

Crassula ovata: cuidados

 

Los cuidados requeridos por esta especie no son demasiado exigentes, pero sí específicos, por lo que debes procurar cumplirlos a cabalidad, si quieres disfrutar de una planta bonita, saludable y llena de vida:

 

1. Riego

Uno de los cuidados de la crassula ovata se centra en la regularidad y cantidad de agua entre cada ciclo de riego. 

Al ser una suculenta, necesita agua, pero no se puede abusar. Por ende, se aconseja hacerlo con una regadera y únicamente para humedecer el sustrato cuando se seque.

 

2. Luz solar

El árbol de jade es una planta que goza mucho de la luz solar, por lo que puedes tenerla en exteriores sin problemas. Es bastante resistente y agradecerá los nutrientes, por lo que, al tenerla en maceta, se aconseja colocarla cerca de una ventana donde pueda recibir la mayor cantidad de luz solar posible cada día.

 

3. Limpieza

Debido al tamaño de las hojas del árbol de jade, es probable que llegue a acumularse polvo sobre ellas, por lo que es puedes mantenerlas limpias con ayuda de un paño.

Por otro lado, si algunas hojas se pudren, no puedes dejar pasar demasiado tiempo antes de quitarlas desde su base, dado que podrían afectar a las hojas sanas.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS